18 de marzo de 2008

Portishead - Third


Por Fraktal

Siempre quise tener una primicia, siempre quise ser como esos redactores de críticas de discos que recibían una copia de parte de la disquera antes que las tiendas, antes que todos, para dictar si el disco valía la pena.

Sigo sin tener ese empleo, lo sigo buscando, y mientras, en esta etapa de freelance no me queda más que buscar, y así encontré mi primicia en un blog, el link para descargar el nuevo y esperado disco de Portishead.

Se llama Third, como fan espere 10 años por él, diez largos años en los que Geoff Barrow desapareció de la escena y Beth Gibbons grabó discretos tracks con Rusty Man. Diez años en los que sus discos anteriores se empolvaron en mi montón de compactos, de repente salían, cómo olvidar All mine, cómo no volver a ver el concierto de Roseland en DVD, cómo no esperar, y estar al pendiente de su blog, y de sus presentaciones este año, de envidiar a todos aquellos que van a ir a Coachella donde serán acto principal.

Silence es un gran inicio, con un beat agradable y quizá siniestro, trip hop lluvioso y desolador, no es Burial pero Portishead llegó primero. Hunter es más tenue, la voz de Beth se pierde en un ligero reverb, hay guitarras -bien por eso- instrumentos de vieja escuela antes que nuevas tecnologías que todo emulan.

Nylon smile suena un poco tribal gracias a las percusiones repetitivas, The rip comienza ambiental y termina en secuencias, Plastic es mi favorita: dramática, con golpes como orquestales, como infarto -difícil describirla- mejor escucharla. We carry on es de impulsos electrónicos, con la misma cadencia de principio a fin, como arábiga, con un final intenso.

Deep water es corta y extraña, Beth acompañada por un ukulele (me suena, no estoy seguro), y coros como de balada de los 60’s, Machine gun es despiadada, con coros al fondo, beats tirándole al electric hardcore, todo continúa con Small y el mismo hilo conductor, de lo ténue a lo malvado, subiendo de tono, guitarras con leve distorsión y trémolo, Adrian Utley me enseñó a usarlo.

Magic doors suena a single, tranquila y comercial, apta para un video, el piano recuerda a Massive Attack, todo termina con Threads que me recordó a Over de su segundo disco, un buen final para un disco que a la primera vez no dice nada, tal vez hasta la tercera, pero... que importa lo que este fan diga:

Portishead ha vuelto.

2 comentarios:

Cardioapática dijo...

aaaash!
odio ya no tener primicias, extraño el mIRC :( :(

tengo ganas de escucharlo...


por cierto, como le haces para que varios puedan publicar en tu blog?? abrimos un blog para la escuela pero sólo uno puede postear todo :(

saludos frak :)

Falso Contreras dijo...

pus... no fué muy primicia que digamos, algunos otros blogs lo enlazaron algo antes que éste.

pero no hay pedo.