31 de mayo de 2010

I'm completely amazed, Paul McCartney en México


Por: Aida Lara

Por fin llegó el día 27 de mayo, el cual meses antes fue anunciado y esperado con mucha expectativa por miles de personas. Para algunos, era la primera vez que verían a uno de los 4 grandes que cambiaron la historia de la música como la conocemos hoy en día, para otros, era reencontrarse con aquella mágica experiencia vivida años antes, tal vez un par de veces. Una de las mejores experiencias según yo, fue ver a muchos niños, los cuales, en un futuro podrán decir orgullosamente: “mi primer concierto fue Sir Paul McCartney”.

En particular, mi lugar durante el primer día estaba rodeado de señores con cabello y barba ya un poco blancos, pero no podía faltar el toque rockero del atuendo, un chaleco, una gorra, lo que fuera que les hiciera regresar a aquellos años en los que esa música los hacía cantar y tal vez, aprender a tocar un instrumento e iniciar una banda con los amigos.

Ambas noches el setlist comenzó con Venus and Mars, para continuar con Jet, en la cual Sir Paul nos mostró que aún está lleno de energía. Pero sinceramente el 90% de las personas que estaban en el Foro Sol ese par de noches sólo iban a una cosa, ¿cuál? Escuchar éxitos de The Beatles. Y es así cono inició con All My Loving en la cual el público cantó y bailó con una gran sonrisa en el rostro, mientras en la pantalla detrás de la banda, se proyectaban imágenes del cuarteto de Liverpool.

Un par de canciones más le tomó a Paul cambiar el bajo Hofner para ir a sentarse frente al piano y comenzar a tocar The Long and Winding Road, el sentimiento al escucharla era inexplicable, entre alegría, nostalgia e impresión de lo que se estaba viviendo. De repente voltea al público para decirnos “Esta canción, se la escribí a Linda, pero esta noche quiero dedicarla a todos los enamorados” al escuchar el nombre de la ya desaparecida Linda McCartney, todos sabíamos que se refería a My Love, una de las canciones más emotivas de la noche sin duda alguna, ya que como sabemos, ella fue su más grande amor en la vida.

Momento relajado de la noche, Blackbird, guitarra acústica, escenario a oscuras, sólo un par de luces y una luna falsa que iba bajando sobre el escenario, la cual fue opacada por la real durante el primer concierto, comentario de mi acompañante “Hasta la luna salió a ver a Sir Paul”. Al terminar, Sir Paul comenta que la canción con la que continuaría la noche, se la había escrito a su gran amigo John Lennon, la gente se emociona y comienza a gritar sin detenerse “John, John, John” la canción fue Here Today, llena de buenos sentimientos y recuerdos hacia Lennon, en lo personal, no podía dejar de pensar que mientras le componía eso, Lennon le había escrito How do You Sleep llena de rencor e ira hacia Paul, en fin, sólo pude sonreír mientras pensaba todo eso y disfrutaba la noche.

Dance Tonight del gran disco Memory Almost Full y Mrs. Vandebilt de Wings, lamentablemente solo sirvieron para ser las que daban paso al gran momento de la noche, en el cual tomó un ukulele e inmediatamente supimos que seguiría el pequeño homenaje de la noche a George Harrison, así fue, comenzó a tocar Something, la gente soltó un gran grito de emoción el cual duró pocos segundos, ya que todos comenzaron a cantar con mucho sentimiento, en la pantalla aparecían imágenes de distintas etapas de la vida del ya fallecido Harrison. Por lo que he podido comentar con varias personas que asistieron, fue su momento favorito ¿y por qué no decirlo?, también el mío.

La lista de éxitos “beatle” continúo hit tras hit, pudimos escuchar y bailar Ob-La-Di, Ob-La-Da, Back in the U.S.S.R., Paperback Writer, pero todo cambió la cara de los asistentes, cuando comenzaron a sonar los primeros acordes en guitarra de A Day in The Life, seguidos del piano que simplemente daba escalofríos al escucharla y comenzar a cantarla, la canción no sonó completa, ya que casi al final era cortada para iniciar con el coro del que quizá sea el himno de los 70s, Give Peace a Chance, muchos levantábamos nuestras manos con la señal de “amor y paz” algunos ni si quiera habíamos nacido en ese tiempo, pero quién no ha visto el video en el cual John está con Yoko en la cama, frente a los medios, cantando esa canción, tal vez canción sin sentido en la mayoría de su letra, pero cómo resistirse y cómo negar lo obvio, lo que cualquier ser humano con un poco de amor en su corazón desea GIVE PEACE A CHANCE.

En ese punto de la noche uno podría pensar que ya casi estamos listos, completos y felices para irnos en paz, lo cual no era así, y menos se podía pensar eso al escuchar las primeras notas de Let it Be, la cual soltó lágrimas de más de una docena de los que estaban ahí. Ya estando tan emotivos, decide comenzar a tocar Live and Let Die y sí, muchos (que no asistieron al concierto) han criticado que el espectáculo de Sir Paul no tiene tecnología impresionante, luces, pantallas raras etc, ¿pero para qué necesitas eso?, cuando tienes canciones como ésta en la cual con tanto que transmites y un par de fuegos artificiales, ¡puedes lograr algo impresionante y satisfacer a tus fans!.

Hey Jude comenzó a sonar, la gente se entregó por completo, cantando y llorando como nunca, ahora podemos tachar de nuestra lista de cosas qué hacer en la vida el “cantar completo Hey Jude con todos los Naanaranaranana”. Alguien comentó que al escuchar esa canción en vivo, tu vida cambia, ese alguien no se equivoca. Al terminar la canción, agradecieron y desaparecieron del escenario.

Regresa del encore para tocar Day Tripper, la gente salta de sus asientos y comienza a bailar y a cantar, continúa con Lady Madonna y remata con Get Back, en el primer concierto un letrero del público decía “Let me dance with you” Sir Paul le preguntó a la chica/señora/señorita que lo portaba si quería hacerlo, se lo permitió y bailó con él durante toda la canción, ¡qué envidia la verdad!. Nuevamente se despide, agradece para regresar con el que sería el último bloque de canciones de la noche.

Regresa al escenario, le dan su guitarra acústica y comienza a tocar Yesterday, momento relajado, tranquilo para que al terminar preguntara “Do you want to keep rockin’?” todos respondemos sí, y de qué manera! Helter Skelter (para todos los que dicen que The Beatles eran ñoños y que Sir Paul no podía rockear duro, escúchenla) la energía del momento fue increíble, todos “rockeábamos” mientras gritábamos y veíamos a un Sir Paul entero, después de casi 3 horas de concierto. Sabíamos que el final se acercaba, y era así, por última vez nos agradecía el estar ahí, haciendo hincapié en que somos la mejor audiencia del planeta, agradece a la gente que está detrás de su show, a su banda y comienza a sonar Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band Reprise seguida de The End “and in the end, the love you take is equal to the love you make” muy cierto, una gran frase sin duda alguna.

Así fue como terminó lo que para muchos, ha sido el mejor concierto al que han asistido, gracias Sir Paul, por traernos de vuelta aquellas grandes canciones que jamás escucharemos con los cuatro integrantes de la mejor banda de todos los tiempos. Gracias por recordarnos que aparte de celulares, antes se usaban los encendedores para amenizar y hacer hermoso el espectáculo durante un concierto. Gracias por haber regresado a México. Ésta, queridos lectores fue la experiencia de una gran fan del cuarteto de Liverpool.

1 comentario:

Diego-go dijo...

Buena reseña, simpático el comentario de "para los que dicen que los Beatles eran ñoños", ya que los que dicen eso, no han escuchado realmente a The Beatles, en algún momento realizé un ensayo historiográfico sobre las contribuciones de The Beatles, a la tecnología musical y a la métrica contemporánea y pfft, hay cosas que hasta la fecha están adelantadas a su tiempo.

Por cierto, no veo porqué "Give Peace a Chance" sea el himno de los 70's, si fue escrita a principios de 1969 y no fue realmente explotada hasta la muerte de Lennon en el 80; y lo de "Here Today" de "No podía dejar de pensar que mientras le componía eso, Lennon le había escrito How do You Sleep llena de rencor e ira hacia Paul" no sé si leí mal, pero me das a entender que esas canciones son contemporáneas, cuando "How Do You Sleep" se la escribió Lennon a McCartney cuando este lo atacó directamente con "Too Many People" en 1971, y "Here Today" se la escribió McCa recién muerto Lennon en su disco de 1982 "Tug of War", cuando ambos ya eran de nuevo cuachalas... o tal vez leí mal, como sea. Buena reseña y paz para todos.