7 de marzo de 2010

Sick of goodbyes

Mi primer encuentro con Sparklehorse fue ya tarde, hace apoximadamente 6 años.

Pero eso no importaba, el trabajo que lidereaba Mark Linkous me pareció impresionante, y diferente a todo lo que escuchaba en ese entonces.

Una voz en ocasiones casi imperceptible, atmósferas diferentes, una melancolía impresionante en cada una de las canciones, y creo que eso era lo bello.

Que alguien lograra, de una manera tan hermosa, manifestar toda clase de emociones, miedos, y sentimientos, utilizando las metáforas más sencillas, que a su vez se convertían en las más adecuadas para trasportarte a ese mundo tan extraño en el que vivía Mark Linkous.



Cuando Sparklehorse abrió los conciertos de Radiohead en su tour europeo de 1996, tras sólo un año de haberse formado, ofreciendo su primer disco Vivadixiesubmarinetransmissionplot, algo decía que su trabajo era digno de nuestra atención.

Mark la acparó, pero por razones diferentes: una sobredosis que lo llevó a estar inconsciente por 14 horas (un encuentro de dos minutos con la muerte) y una rehabilitación para poder volver a caminar.

Ayer, 6 de Marzo, volvió a suceder.

“It is with great sadness that we share the news that our dear friend and family member, Mark Linkous, took his own life today,” reads a statement from his family. “We are thankful for his time with us and will hold him forever in our hearts. May his journey be peaceful, happy and free. There’s a heaven and there’s a star for you.”

El nombre de Mark Linkous se leía en muchos lados, pero esta vez era definitivo. Alguna vez escribió que la vida era maravillosa, tal vez sólo dejó de creerlo, y así como lo escribió en su canción, esperó hasta un sábado para hacernos saber lo que sentía.


Descansa en paz, viviendo en cajas de estrellas, Mark, y disfruta tu estadía en ese nuevo lugar, nosotros nos quedamos en este triste y hermoso mundo.

1 comentario:

Caviar! dijo...

=""" Return to meeee!