6 de octubre de 2008

Heavy Metal In Baghdad

Por: Irving Calderón


Hace un par de semanas se llevo a acabo en la cineteca de la Ciudad de México el ciclo de Rock en el Cine, que cada año nos presenta una serie de películas, documentales y presentaciones en vivo de; valga la redundancia, temas cercanos, afines y en general que tiene que ver con este genero ya tan vapuleado pero que tanto nos gusta El ROCK.

He de reconocer que había varias proyecciones de las que quería ser partícipe pero por falta de tiempo solo pude ser espectador en una, aunque debo decir que fue la que mayor expectativa me provocaba “Heavy Metal in Baghdad”.

Algunos deben saber de qué trata dicho documental, algunos no, enfoquémonos en el segundo bloque de lectores.

Heavy Metal in Baghdad” es un documental creado y dirigido por Eddy Moretti y Suroosh Alvi, con la intención original de hacer algo para su publicación VICE, básicamente; después de ver en noticias MTV acerca de una banda de Metal en Irak deciden ir hacia allá cámara en mano y ver que tanto hay de cierto con esta “La única banda de METAL en Irak”.


La banda es ACRASSICAUDA (el nombre significa Escorpión Negro en latín) y son un grupo de 4 o 5 adolescentes (dependiendo de la época) que lo único que quieren hacer de sus vidas es tener el cabello largo y dedicarse a tocar METAL.

El film nos lleva a recorrer algunos aspectos en la vida de estos “músicos” entre los años 2003 y 2007, gracias a la cámara de Eddy Moretti y Suroosh Alvi somos testigos de un ensayo de la banda con integrantes no mayores a los 23 años, un escueto concierto en el lobby de un hotel, mientras ellos nos platican algunos aspectos de sus vidas en Baghdad, una ciudad donde no puedes darte el lujo de traer el pelo largo, o andar por ahí con una guitarra eléctrica, el primero símbolo de rebeldía o terrorismo y el segundo peor aun (según los ideales radicales y extremos de una gran parte de la población) símbolo de americanismo (lo peor en lo que puede car un Iraquí).

Hay momentos trascendentes dentro de la película como cuando uno de los integrantes muestra la portada de un disco de Iron Maiden y menciona algo como las portadas de metal son la realidad que vivimos aquí (meroooollll!!!!), pero en lo personal (como músico) una de las escenas más impactantes es cuando dos de ellos en uno de los viajes que hacen Eddy y Suroosh a Bagdhad para ver a los integrantes, los llevan a donde solía estar el cuarto de ensayo, ahora solo son ruinas les platican que una bomba cayó en el viejo hotel donde se encontraba el sótano que ellos utilizaban como cuarto de ensayo destruyendo todo lo que tenían de equipo que cabe mencionar les había costado esfuerzo y ahorro hacerse de él (debe ser una de las escenas más tristes que haya visto en mi vida), hay otros momentos donde la banda se dirige a ensayar, y tienen que ir armados, y el regreso a sus hogares debe ser antes del toque de queda, ya que de no hacerlo peligran sus ¡vidas!. Al igual que si se les ocurre andar por ahí con una playera de Maiden, Slipknot o cualquier banda o imagen que demuestre satanismo (cualquier imagen del metal es satánica para muchos de los iraquíes) o peor aún “americanismo”.

En cuanto al aspecto musical de la banda a excepción del guitarrista no son una banda que sobresalga del promedio, su nombre tiene toda la intención de cualquier metalero y si lo sé, probablemente de no ser por el documental nadie sabría de su existencia, pero el documental ¡existe! y ellos también hasta donde se puede ver en el film logran juntarse en Siria y grabar un demo de tres canciones (cosa que jamás habían hecho) y se puede ver esa felicidad en sus rostros que solo te da ver como una creación tuya queda registrada en cualquier formato.

Buscándole en la red pude enterarme de que gracias a la proyección que ha tenido el documental los integrantes de ACRASSICAUDA se encuentran en Turquía reagrupados por enésima vez, grabando su primer álbum y preparando presentaciones.

Al punto que quería llegar era a que, gracias a films como este, podemos darnos cuenta que el ROCK realmente es un estilo de vida que a veces uno se siente “atrapado” por tener un empleo desgastante o un horario escolar amplio, o “viejo” por encontrarse en la segunda mitad de los 20’s, o estar casado o ser padre.

Es gratificante saber que aun existen personas capaces de abandonar sus países, a sus familias, ¡arriesgar sus vidas! por seguir un ideal, mejor aún, un ideal de rock.

Saber que hay personas que saben que el hecho de tocar una guitarra (o un bajo o una batería etc...) es lo más reconfortante, desestresante y explayado que existe, y ser parte de una banda es una gran sensación así te dediques a ensayar un par de horas los fines de semana.

Esta obra fílmica le hace a uno preguntarse, qué sería de las bandas nacionales si realmente pusieran todo su empeño en sonar cada día mejor, en ser originales en practicar, en componer, en dar buenas presentaciones sea en el patio de la casa de una amigo o como headliner de un Vive Latino, aquí no hay que ir armado a los ensayos ni huir a otro país para poder hacer rock, pero parece que por la idiosincrasia del mexicano ese sería el camino ideal para tener bandas con disciplina, metas (que no sean pegar, salir en MTV o ligarse chicas), actitud, fuerza, “hambre” y virilidad aspectos de los que prácticamente (salvo sus honrosas y/o desconocidas excepciones) carece nuestra escena nacional.

Los que no se encuentran armados son Eddy Moretti y Suroosh Alvi de izq. a der. respectivamente.

1 comentario:

Marcos dijo...

y no tienen por ahi las rolas, las ando buscando!!!!