18 de junio de 2007

Rodrigo y Gabriela contra Jesse y Joy


La historia de Rodrigo y Gabriela comienza con guitarras acústicas, tocar en bares, en una banda de metal, en Coyoacan (y quizá en los camiones, podría ser) en hoteles tocando música de fondo, después juntar mil dólares para irse a Irlanda, tocar en bares de por allá, luchar contra la adversidad, buscar hospedaje y alimentación, ser escuchados por Damián Rice, ser soporte en su gira, sacar discos, vender 200 mil copias, tocar en Glastonbury, Coachella, Reading, El show de Jay leno, Letterman, ser conocidos en Europa…

Y ser prácticamente desconocidos en su país.

Un país en el que Jesse y Joy deciden un día dedicarse a la música, encontrar a alguien que conoce a alguien, producir un disco con ayuda de varios productores, hacer hits de radio, ser apoyados por Sin Bandera (pfff), y debutar en el Auditorio Nacional, tener video en los 10 mas pedidos, estar en los 40 principales, tocar en eventos gratuitos, vender miles y miles de copias, ser famosos mas que conocidos.

Y no aportar nada interesante a la música de este país “que los ha apoyado tanto”.

Hablo de México, y hablo de que al final, la buena música trasciende a pesar de la injusticia musical.

A propósito, han visto en televisión ese spot que dice: “todos somos Timbiriche”.

Mas bien no todos somos pendejos.

1 comentario:

Rodrigo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.