31 de agosto de 2010

Reseña tardía: Smashing Pumpkins en México

Smashing Pumpkins, MTV Worldstage México, Auditorio Nacional, 26 de agosto 2010

Todo comenzó de la mejor forma, con Billy Corgan cantando la primera estrofa: “Today is the greatest…” y Smashing Pumpkins daba la sorpresa al ser la primera banda de 3 que se esperaban.

Astral planes fue un esbozo de lo que es el Teargarden By Kaleidyscope y que tal vez no llamó mucho la atención del público presente, por lo menos no tanto como Ava Adore, otro recuerdo de aquellos oscuros Pumpkins de la era posterior al Mellon Collie and the Infinite Sadnes, la época que los trajo por primera vez a nuestro país a tocar, en palabras de Billy, en un lugar que parece una pelota de golf.

La accidentada conferencia de prensa un día antes, y las fotos de Billy y compañía en Teotihuacan y la basílica de Guadalupe mostraron que existe un vínculo entre Corgan y este país, que como refirió, es como todos los países del mundo: tiene sus malas situaciones y sus buenas costumbres y tradiciones que permanecen.

A song for a son fue interpretada maravillosamente, con el coro que advierte que no todo está perdido: “i am one of many, many more to come”. Otro clásico de la banda, Bullet with butterfly wings y la muestra del rock crudo que aun profesan los Pumpkins sea cual sea la alineación, y esos solos de guitarra detrás de la voz que complementan el gran final de esta canción.

Eye fue la sorpresa para los fans, la canción incluida en el soundtrack de Lost Highway apenas fue incluida en su reciente repertorio y resulta grandioso escucharla, ya que es de esas piezas que sobresalen en el vasto catálogo de la banda.

United States dio paso a la improvisación, emulando a Hendrix al interpretar el himno de los Estados Unidos forzando el silencio de su guitarra y tocando con los dientes, para después con el riff de Moby Dick de Led Zeppelin guiar a su joven baterista Mike Byrne a hacer un notable solo de batería.

My love is winter fue otra muestra de los nuevos Pumpkins, Jeff Schroeder que ya se ha vuelto el guitarrista de confianza de Corgan y la hermosa Nicole Florentino, recién reclutada para sustituir a Ginger Pooley. Una versión más eléctrica de Perfect y Corgan cantando una parte en español, sonriendo al tratar de hacerlo y al notar su fallo.

Cherub rock fue un gran momento de la noche para aquellos “old smashing pumpkins fans” que recordaron el inicio del Siamese Dream. That´s the way my love is retomó el afán de actualidad Pumpkin y Tonight Tonight era una de las que todos esperaban, sonó mucho mejor que las veces anteriores que han venido, detalle que agradezco, porque esta canción me marcó como a muchos, en todas sus versiones, a la par del video y por supuesto escuchándola en vivo.

Stand inside your love fue otra gloria sentimental, y Tarántula el pesado y aparente final de la noche, hasta que Corgan volvió a salir con guitarra acústica para interpretar una parte de Disarm antes de que fuera interrumpido por luchadores de la AAA en un claro ángulo planeado, como se acostumbra en la lucha libre.

Hernández, Alex Koslov y Decniss, parte de la facción conocida como La legión extranjera invadieron el escenario e increparon a Corgan, al cuál le dijeron que su música era basura.
Corgan respondió diciendo que no sabía quienes eran y que se largaran del escenario, cosa que molestó a los gladiadores, Hernandez tomó a Corgan y le aplico un cruifix power bomb. Inmediatamente aparecieron los técnicos para ayudar a Corgan, y cual función de lucha libre, La Parka, Xtreme Tiger y El Mesías salieron a defender a Billy, el cual jamás mostró flaqueza contra los luchadores.

Billy Corgan había participado en funciones de lucha libre de empresas como TNA y ECW, y se ha declarado fan de este deporte espectáculo, hasta ahora no se sabe si esto fue planeado por gente de AAA, por el mismo Billy o por MTV Latino, lo que queda claro es que nadie lo esperaba.

El gran final de la noche llegó con Zero, en la cual no se equivocaron, simplemente editaron, para así dejar el escenario del MTV worldstage, no sin antes dar una muestra de cómo es la interacción de esta nueva alineación: Billy arroja la plumilla en tono de broma a Mike Byrne el cuál dio un golpe de más a la batería.

Y así Smashing Pumpkins complació a algunos, dejó con ganas de más a otros, y sigue demostrando que las guitarras, una batería poderosa y la precisa ejecución del bajo aun pueden crear poder, furia y sentimiento.

1 comentario:

Diego-go dijo...

Sabía que no podrías contener tus ganas de escribir una detallada reseña del concierto, así que me di la vuelta por acá para regocijarme con tus palabras y reafirmar mi admiración por tu dominio sobre el arte de la Lucha Libre, me gustó tu reseña pero no puedo evitar llenarme de envidia por no haber ido... te hubieras mochado, si un día tengo la oportunidad de conocer a Billy ni te voy a avisar, gandalla.