13 de abril de 2007

Muse, 12 de abril 2007, Palacio de los Deportes





Foto: Melissa (gracias!)

Muse llego a suelo Mexicano sin gran publicidad, los medios “especializados” en música estos días se ocupan en escándalos, remakes o discursos en contra de la piratería. Muse lleno un Palacio de los deportes, no cualquiera, pocas bandas de aquí lo logran, se cuentan con las manos, quizá por eso nadie abrió el concierto. Ni Los Dynamite hubieran salido bien librados, como no salieron de Interpol y Bloc Party. A veces es mejor degustar pronto el plato fuerte.

Así comenzaron, después del intro cortado de Blue Monday de New Order, con Take a bow, precisa e inquietante, quien recuerda que la tonta de Madonna tiene una canción del mismo nombre cuando Matt Bellamy vocifera y la cámara postrada en su atril de micrófono captura cada expresión de su cara, cada parpadeo, el modo de cerrar los ojos para cantar:

And burn
You will burn
You will burn in hell


Y ahi comenzó la explosión, la histeria llego demasiado rápido, tal y como la canción. El potente riff del bajo hizo cimbrar el Palacio, creo yo la ciudad entera, ya que después hubo una replica de 6 grados a las 12:45 de la noche. Después Supermassive black hole, canción incluida en el videojuego FIFA 2007 que en lo personal me hizo recordar los primeros partidos con goleadas del CPU en el Xbox.

Map of problematique fue un respiro, Butterflies and hurricanes al piano fue emocionante, Assassin despertó la furia y el ligero headbanging, que poco a poco se fue diluyendo cuando comenzó el piano de Sign for absolution. Y parecía que todos los que sabían la letra buscaban así, acompañando a coro a Matt, obtener algún perdón.

De nuevo a la furia con Citizen erased, y el manejo de armónicos en la guitarra, los golpes precisos de Dominic, el bajo con distorsión leve de Chris, que de repente dejaba escapar algún coro, aunque para muchos Matt era el dueño de la noche.

De nuevo al vacío con Hodoo, y ese piano blanco con teclas iluminadas que con cada golpe emulaba a un Chopin posesionado, con Feeling good supe que Matt es un gran visionario, jamás imagine un piano con wah. Y esa voz a través del megáfono resulto emocionante.

Después Sunburn, y mas de la magia en los dedos de Matt, al hacer el solo de guitarra con las teclas, como buen conocedor de armonía, solfeo y corazón. Después un tema para la clase Alfa, y con esto no me refiero a alguna clase superior como lo planteaba Huxley en Un mundo feliz, lo digo por aquellos fanáticos de esa estación comercial que vibraron al escuchar el hit y cantar y sentirse satisfechos, injustamente por todos aquellos verdaderos fans que se quedaron sin boleto, y los que hubieran preferido que tocaran Blackout (eso lo digo por mi).

Time is running out, ellos lo sabían, y le pusieron mas música de por medio, los aplausos no se hicieron esperar acompañando la batería. Y después New Born, ideal, perfecta, como soundtrack de persecución de alguna película donde el personaje muere al final abatido por la tristeza. Después el encore, ellos necesitaban descansar, el publico aun no.

Antes de volver a comenzar Matt pidió a la gente en español que acompañara la siguiente canción con celulares y encendedores, así el manto celular lumínico (por llamarlo de alguna manera) lleno la oscuridad. Soldier’s poem leve y maravillosa, igual que Invincible y el slide negro rasgando las cuerdas de Matt, el solo final dio paso a una improvisación del kaoss-pad adaptado a su guitarra, ruidos y frecuencias alterados, como si con ese controlador x/y sirviera también para hacer variar las emociones de la gente. Stockhol síndrome fue una muestra mas de la manía de Matt de hacer las cosas y tocar como si fuera muy fácil, para el lo es.

Después City of delusión, con todo y trompeta. Plug-in baby fue un ultimo respiro asmático y conmovedor. Los caballeros de Cydonia al final, levantaban los brazos como una armada agonizante, viéndose vencida por el encanto de su banda favorita, que se despidió después de dejarnos un gran mensaje:

No one's gonna take me alive
The time has come to make things right
You and I must fight for our rights
You and I must fight to survive


Me pregunto si fue por eso que tembló después. Como una muestra más de que tenemos que luchar para sobrevivir.

Gracias por eso Muse.
Fotos por Polo.






2 comentarios:

Sieg-Freiheit dijo...

ahhh... buena reseña :D

saluditos

Dani sonrisas magicas dijo...

yaaaa recomiendame algo, no s eas asi...